Escuela Pluralista


Mantienen algunos de los conceptos trabajados por otros filósofos y escuelas como Heráclito, o la Escuela Eleática.




Empédocles de Agrigento


Plantea la existencia de cuatro raíces eternas, los cuatro elementos naturales: el agua, la tierra, el fuego y el aire. Estos pertenecen al los principios de los jónicos y dice que las cosas se generan por el cambio que los 4 elementos sufren por dos fuerzas cósmicas conocidas como el Amor y el Odio.
El Amor tiende a unir los cuatro elementos, como atracción de lo diferente; el Odio actúa como separación de lo semejante. Cuando predomina totalmente el Amor, se genera una pura y perfecta esfera toda ella igual e infinita, que goza de su envolvente soledad. El Odio comienza entonces su obra, deshaciendo toda la armonía hasta la separación completa del caos. Todo esto en un interminable ciclo que muestran los diferentes sucesos que tienen lugar en el Universo.

Empedocles.jpg


Demócrito de Abdera


Junto a su maestro Leucipo, Demócrito, es considerado como el fundador de la Escuela Atomista. Para Demócrito la realidad esta compuesta por dos elementos principalmente, lo que es (átomos homogéneos e indivisibles), y lo que no es ( el vacío). En este espacio denominado vacío es donde se mueven los átomos, los cuales son indivisibles, de ahí su nombre, y se distinguen por su forma, tamaño, orden y posición.

Plantea que incluso el alma está conformada por átomos, los cuales son livianos y esféricos, mientras que los del cuerpo serían un poco más pesados.

democrito.jpg



Leucipo de Mileto


Maestro de Demócrito, afirma que la realidad está compuesta por partículas infinitas, indivisibles, de formas variadas y siempre en movimiento, los átomos. En respuesta a Parménides, afirma que al igual que el ser existe, el no ser también, este es representado por el vacío que es el espacio en donde se mueven los átomos.

Leucippus.jpg



Anaxágoras


Mantenía que la materia está formada por diminutas partículas, semillas (spermata), como él las llamaba, que se diferencian cualitativamente en color, forma y sabor. Estas semillas son indivisibles, imperecederas e infinitas, agrupándose en distintas proporciones para formar los distintos elementos.

Anaxagoras.jpg


iback9.gif